Seleccionar página

Es un monumento histórico emblemático de la ciudad de Veracruz, pues en esa zona del actual estado del mismo nombre se inició la historia del encuentro de dos culturas, la europea y la indígena americana. Por su diseño y tipología arquitectónica, el Fuerte de San Juan de Ulúa está considerado uno de los mejores ejemplos de construcción militar: en él se aplicaron los principios y conocimientos más avanzados de la época en cuanto a la edificación de obras defensivas.

En el islote de Tecpan Tlayácac, cuyo significado toponímico es “nariz o saliente de la Tierra del Palacio”, existió un adoratorio al dios Tezcatlipoca (“espejo humeante”), divinidad mexica, dios guerrero de la oscuridad. En 1518, los expedicionarios españoles comandados por el capitán Juan de Grijalva arribaron a dicho islote un día de junio, fiesta de San Juan Bautista (el 24), y encontraron un templo erigido por los pobladores de Culúa, sitio del que San Juan de Ulúa derivó su nombre. El encuentro con estos pobladores marcó el comienzo del contacto entre dos mundos. En 1519 Hernán Cortés llegó a las costas veracruzanas y empezó a levantar un campamento frente al islote. Además, fundó la Villa Rica de la Vera Cruz un 21 de abril del mismo año, y formó el primer cabildo de la América Septentrional. En este lugar se inició el periodo de la Conquista española.

En 1535, el primer virrey don Antonio de Mendoza trajo consigo la autorización del rey Carlos I para empezar las obras de un puerto y sus obras defensivas sobre el islote de San Juan de Ulúa. Las primeras construcciones fueron un muro con argollas para sujetar las naves y protegerlas de los fuertes vientos del norte, así como una torre de la altura de un hombre. En 1568 llegaron al puerto de Ulúa, procedentes del Caribe, los piratas John Hawkins y Francis Drake, quienes entraron a la bahía frente al islote y amarraron sus barcos cargados con el botín de los asaltos realizados en los puertos caribeños.

En 1590, por órdenes del monarca del Imperio Español Felipe II, se inició el diseño y edificación del sistema defensivo indiano o antillano, del que San Juan de Ulúa formó parte. De ahí en adelante la fortaleza iría transformado su tipología hasta convertirse en una fortificación permanente abaluartada de planta irregular, cuyas funciones principales estuvieron destinadas a puerto durante el siglo XVI y la primera mitad del XVII, defensa de la ciudad de Veracruz, aduana, almacén y único muelle autorizado por la Corona española para realizar actividades portuarias.

Durante el siglo XIX y primera mitad del siglo XX, el recinto se desempeñó como arsenal de la nación y presidio, esto último derivado de sus características arquitectónicas y ubicación. El 2 de julio de 1915, por orden del jefe de gobierno Venustiano Carranza, la fortaleza dejó de ser utilizada como cárcel, pero siguió a cargo de la Secretaría de Guerra y Marina. No fue hasta 1961 cuando, por decreto presidencial, pasó a la custodia del Instituto Nacional de Antropología e Historia, para convertirse, con el paso del tiempo, en un sitio de visita obligada por su importancia histórica.


Acceso

Pedro Saenz de Baranda s/n
Islote de San Juan de Ulúa
CP 91700
Veracruz, Veracruz, Veracruz

  • Abierto
    • Abierto al público de martes a domingo de 10 a 17 hrs.

Teléfono del visitante

91 701 70 00